La creación, pero sobretodo el uso de la bomba atómica por primera vez en Hiroshima, llevó a muchos científicos a sentirse culpables y responsables del fin en que se utilizaron sus investigaciones. En el libro se comenta que en ese momento se mató a una bella ciencia y que el amor al descubrimiento científico terminó en una carrera bélica con la construcción del arma más letal. Aunque la decisión final del uso de la bomba, no fue científica, sino política.

A continuación se expone una relación histórica de las distintas investigaciones y descubrimientos que llevarían a la creación de la bomba atómica.

Leer Más

Hace ya unos años tuve la oportunidad de visitar Nagasaki y el museo dedicado a la bomba atómica. Allí descubrí un libro editado en español, cuando la mayoría estaban en japonés o inglés, y no pude evitar comprarlo.

Se trata del libro “Nagasaki bajo la bomba atómica. Experiencias de unas jóvenes colegialas” en el que Michiko Nakano ha recogido su testimonio y el de otras chicas estudiantes que sobrevivieron al ataque de la bomba atómica en Nagasaki, para darlo a conocer al mundo y evitar así que en la historia mundial se repita suceso similar.

Leer Más

Posted in Sin categoría

George Weller (1907-2002) fue el primer corresponsal a entrar en Nagasaki tras el lanzamiento de la segunda bomba atómica en Japón. Los partes que George Weller escribió desde Nagasaki tan solo cuatro semanas después del bombardeo fueron censurados y destruidos por el general MacArthur. No obstante, Weller salvó su copia de los partes realizada con papel carbón, pero desapareció. Su hijo, Anthony Weller, la descubrió hace poco y este libro es el resultado de ello.

El general MacArthur había prohibido el acceso a la prensa a Hiroshima y Nagasaki. Se les ofreció solo la oportunidad de visitar una base de kamikazes al sur de Japón o bien visitar un campo de prisioneros japoneses. Mientras que todos los periodistas se apuntaron para visitar el campo, George decidió ir a la base de kamikazes, por proximidad a Hiroshima y Nagasaki, y buscar la oportunidad de llegar allí. Y lo consiguió. Junto con un sargento que conoció en la base de kamikazes se escaparon por separado y se encontraron en una estación de tren donde conocerían a 3 prisioneros holandeses, quienes les seguirían en el viaje, finalmente a Nagasaki. Una vez allí, George se hizo pasar por coronel, quien también les asignó distintos rangos a sus compañeros de viaje y se presentó ante el general japonés en Nagasaki a quien pudo convencer de su falsa identidad y tuvo vía libre para alojarse y descubrir Nagasaki y a los testimonios de la explosión de la bomba atómica.

Ahí empieza su aventura como corresponsal y se recopila toda la información que obtuvo en su estancia en Japón.

Leer Más