Vivir en Japón es muy conveniente: la frecuencia de los trenes, las tiendas 24 horas,… Todo está muy estudiado y encarado a cliente por lo que no es dificil vivir en Japón y hay muchas comodidades. No obstante, hoy voy a hablar de lo más 面倒くさい (mendoukusai), o traducido a mi manera, lo que más da por el saco, en mi opinión… LA BASURA!

Pues sí… el tema de la basura da muchos dolores de cabeza:

SEPARACIÓN SELECTIVA 

Esto no me supuso un trauma ya que ya estoy acostumbrada a separar la basura para reciclar, pero el sistema no es el mismo y tienes que aprender de nuevo a separar. Las fracciones de basura más importantes y que se recogen más a menudo son:

燃やせるゴミ(Moyaseru Gomi) – Basura que se puede quemar. Esta sería la fracción orgánica. Si no separáis el papel, la podéis incluir en esta.

燃やせないゴミ(Moyasenai Gomi) – Basura que no se puede quemar. Fracción que no tienes donde separarla. Sprays, objetos rotos,…

プラ(Pura) – Los plásticos. Fácil, pero te tienes que fijar si se trata de plástico que no sea PET por que el PET tiene su propia separación. El Pura suelen ser plásticos blandos de embalajes, algunas botellas, las bandejas del super de la carne, etiquetas de plástico de botellas, etc.

ペット(PET) – Solamente plásticos PET (suelen ser las botellas de bebidas, aunque también podéis encontrar otros envases) que además se pueden juntar con latas y botellas de vidrio. A ver, yo me he encontrado que en Sapporo lo podías juntar, pero he visto documentales en otras ciudades que se debe separar más.

紙 (Kami) – Papel. Todo tipo de papel, se incluye papel que pudiera formar parte de etiquetas de envases.

Si tenéis dudas podéis mirar los envases… Si un envase está compuesto por más de una fracción de residuo se detalla qué parte es qué:img_8393-1

¿QUÉ BOLSA USO PARA CADA TIPO DE BASURA?

Ah no amigos… en el país del sol naciente no puedes usar cualquier tipo de bolsa para sacar la basura… Segúsiteibukuron tengo entendido, cada ciudad tiene sus directrices, por lo que las bolsas de basura no son iguales en todo Japón, depende de la área. En el caso de Sapporo, donde yo viví, usábamos la bolsa amarilla para la basura que se puede quemar y la que no. Para el resto de plásticos, debía ser bolsa transparente.

Las bolsas se pueden comprar en conbinis, drugstores y también en supermercado. Encontraréis diferentes medidas de bolsa también. Yo solía usar las de 10 litros para mi sola, la de 5 litros se me quedaba corta y la de 20 litros era enorme.sapporo-fukuro Fuente:http://sapporo.sunnyday.jp/category/life/life_001.html


CALENDARIO

Pues claro que no… No puedes sacar la basura cuando quieras en Japón… Cada fracción de basura tiene un día asignado. En la imagen de debajo veréis un ejemplo de calendario de recogida de un distrito de Sapporo. La basura que se puede quemar, o sea la orgánica, se puede sacar tan solo dos días a la semana. Sobretodo si tienes restos de pescado, huele fatal y tienes que tener la bolsa en casa bien cerrada… y además como los pisos son pequeños, ya me diréis… Cuando cocinaba pescado o carne, tenía que lavar con agua todas las bandejas también de plástico, porque sino también olía, y el “Pura” el plástico que no entraría como PET, que tan solo se sacaba una vez por semana también tenías que tener cuidado a limpiar lo que echabas. Lo peor es que en general los productos en Japón vienen muuuy envasados. Lo que me ocasionaba, aunque vivía sola, una saca grande de Pura a la semana que también tenia que tener por ahí enmedio…!

captura-de-pantalla-2016-09-18-a-las-13-52-14Y si queréis saber cómo quedaba mi casa tras una Homeparty con mis compañeros de trabajo, en relación a la basura… aquí lo tenéis…

cb0fe329-bf42-4c4f-b2ad-d31fa9535abcHORARIOS PARA SACAR LA BASURA

Los horarios también están fijados para sacar la basura… si… dentro del día fijado para cada tipo de basura no se puede sacar cuando uno le va bien, no. Hay unos horarios… Por ejemplo en mi zona era de 7 a 9:30h aproximadamente. A mi ya me iba bien porque salía de casa a las 7:30h todos los días, por lo que no me suponía ningún problema… EXCEPTO LOS DÍAS FESTIVOS!!!! El día que podía aprovechar para dormir, me tenía que levantar entre este horario para sacar la basura…! Esto es lo que me asqueaba más… porque además solía coincidir los lunes, el día que tenía que sacar la basura que se puede quemar (la orgánica vamos) que es la que más huele…  Así que nada, a levantarse, sacar la basura y volver a dormir… ya me diréis que pereza y además en Sapporo con la nievee!!!

img_7520LUGAR PARA DEJAR LA BASURA

Cada apartamento tiene designado un lugar fijo para dipositar la basura. Hay de muchos tipos, desde una casita cerrada (tipo trastero) que abres y lo dejas dentro, o bien papeleras metálicas como se ve en la foto las cuales van siempre tapadas con una rejilla para evitar que los cuervos (omnipresentes en todo Japón) tengan acceso a la basura. Me comentaron que también hay turnos para limpiar el punto de recogida, pero cuando yo viví allí nadie me dijo nada así que me salvé de este tema.

¿Y SI NO HACES LO QUE TOCA?

Pues te pegan una etiqueta en la basura y no te la recogen. Además los vecinos se fijan y buscan quién a sido… las leyendas urbanas dicen que los vecinos te podrían hasta llegar a dejar tu bolsa de basura delante de tu puerta para que te enteres que no lo haces bien..jajaja. No se si es cierto, pero si he visto en el ascensor de un apartamento de pisos un papel colgado indicando que por favor separen bien las botellas PET del plástico…

Posted in Sin categoría

Tras mi primer contacto con mi peluquera japonesa que ya comenté en mi anterior post. Fui derecha a mi cita con ella, un domingo por la mañana. Aunque tuvimos un principio un poco difícil (risas), lo cierto es que como no puede ser de otro modo en la cultura japonesa de trato con el cliente, me trató de maravilla.

1. La peluquería

La peluquería es de barrio, muy pequeñita, está la peluquera sola (sin ayudantes), una mujer de unos 50 años, pero quizás tenga 60 años, porque los japoneses siempre aparentan menos edad de la que tienen. La tienda forma parte de su casa. La tiene decorada de forma muy cuqui, con muñequitas, una oveja de peluche enorme sentada en una silla como si fuera una clienta y por las paredes tenia decoración colgada de acorde al tiempo que era. En noviembre tenía una decoración en concreto, por navidades otra, por año nuevo otra,… La decoración de la tienda cambiaba de acorde con las estaciones, los eventos,… era totalmente dinámica.

2. El cuidado del cabello por delante del dinero

La peluquería constaba de tres sillas para clientes, con sus espejos correspondientes. Me hizo pasar y sentarme en la silla de enmedio y allí empezó a explorar mi pelo. Nunca nadie antes se había mirado con tanto detenimiento mi pelo, buscó por dónde me salían las canas, por dónde no… Y tras 10 minutos de hairstyle and moneyremirarme me preguntó si iría a menudo. Le dije que cada mes aproximadamente, ya que es lo que me dura el tinte. Me dijo, tenemos que castigar lo mínimo el cabello con el tinte. Por lo que vamos hacer lo siguiente: hoy te hago solo media cabeza (por dónde tenía las canas) y el próximo día hacemos todo, vamos intercalando y así será más sano para el cabello. Anda que en España alguien se preocupa por el estado del cabello por delante del negocio! Pues sí, me salía muy bien de precio, porque un mes me cobraba muy poco y el otro lo normal que me gasto en mi país.

3. Máxima orientación al cliente

IMG_3487Cuando llegaba y me sentaba a la silla, ya tenía preparada en la mesa del espejo un par de revistas para que me pudiera entretener. Revistas con fotos, manga,… creo que hasta tenía en cuenta qué tipo de revista era más adecuada para mí que era extranjera.

Una vez me ponía el tinte, siempre me ofrecía un te, por lo que me contó lo hacía con algas porque es mucho más saludable y antioxidante. Lo que a mi paladar me parecía más una sopa…

Por otro lado, me sorprendió muchísimo no tener que levantarme de mi silla donde me ponía el tinte, cortaba, al sitio para lavarme el pelo. Reclinaba la misma silla, y de un lado de la peluquería extendía un brazo (con su desagüe incorporado) con un lavadero para lavarme la cabeza, todo sin moverme de la silla y sin mojarme una gota.

4. ¡Puntualidad japonesa hasta en el tinte!

Cuando la peluquera me aplicaba el tinte, ponía dos alarmas, para hacer el tiempo exacto que me tocaba cada fase. Anda que aquí vigilan tanto el tiempo… es más, si las peluqueras tienen trabajo, se ponen a hacer otra persona y allí te puedes morir esperando, incluso a veces te empieza a picar… Ella nunca tenía dos personas a la vez, era más importante dar un servicio perfecto que darlo de cualquier manera, aunque aquello no le diera tantos ingresos. No es porque no tuviera faena, siempre se le llenaba la agenda, incluso recibía llamadas que tenía que rechazar por no poder hacerlas.

5. Trato personal

IMG_6658El trato fue excelente y cuando nos veíamos íbamos conociéndonos y resultó que mi peluquera era experta en peinados de quimono. Pero actualmente, prácticamente nadie lleva la vestimenta tradicional japonesa y se tuvo que adaptar a los nuevos tiempos. Era muy honesta y me confesó que la primera vez que me cortó mi pelo, tenía mucha inseguridad dado que el corte que llevo (melena larga escalada) no era habitual allí. Tengo que decir que lo hizo muy bien y no tuve ningún problema. Cómo vivíamos tan cerca, muchas veces por la mañana cuando luchaba por caminar entre la nieve caída en Sapporo me la encontraba a ella paseando a su perro y nos dábamos los buenos días.

Durante el tiempo que estuve allí mi grupo de pop japonés favorito, SMAP, se rumoreaba que se separarían. Me dijo mi peluquera que se preocupó por mi, que me gustaban tanto… y que se puso muy contenta por mi también cuando supo que no se separaban! Qué buena es! Tenía que irme en enero y en aquella ocasión me regalo un accesorio para el pelo para recogérmelo (foto de arriba), que aún no se usar… Pero como finalmente me fui en marzo, en aquella ocasión me regaló un abanico decorativo (foto inferior) para mi madre que debía estar preocupada con la hija tan lejos durante medio año.

IMG_6661

Le estoy muy agradecida por todo y me sabe mal no hacerme una foto con ella, pero no se lo pedí por miedo a no importunarla. Si vuelvo a Sapporo, iré a visitarla de nuevo.

Ir a la peluquería es una de las cosas que siempre me da más pereza…siempre busco la peluquería que me queda más cerca de casa para perder el menor tiempo posible.

Llegué a Japón y al cabo de un mes se me veían las raíces…y las japonesas cuidan un montón su imagen, por lo que tenía que ir a teñirme urgentemente o empezarían a cuchichear… Así que fui en busca de una peluquería. Era principios de noviembre, y en Sapporo (Hokkaido) aún no había nevado, pero tenía que pensar en el invierno que tenía por delante y por lo tanto localizar una peluquería cerca de casa que con la llegada de la nieve fuera cómodo ir. Paseando por el barrio vi a “M&M Hair Salon”, a 500 metros de mi apartamento, un sitio pequeño adosado a una casa donde vivía la propietaria. Una peluquería de barrio en toda regla…

IMG_3430

Me armé de valor y fui, pensando a ver cómo le explico en japonés que quiero teñirme el pelo… bla, bla,… Así fue mi conversación (en japonés obviamente, pero la escribo en castellano):

YO: – Buenos días!

La peluquera de unos 50 años (o más, porque los japoneses siempre aparentan menos edad de la que tienen) me mira con cara de susto. Y prosigo en japonés, para tranquilizarla, mientras un par de clientas no me quitan los ojos de encima…:

YO: -¿ Podría teñirme el pelo?

PELUQUERA: -¿Teñirte el pelo? ¿De rojo? Todas las de Tokyo quieren el pelo rojo…

La peluquera ya me imaginaba así:

japanese red hair

Hice caso omiso a las de Tokyo… ¿qué careto tengo yo para que se piense que vengo de Tokyo,… y no de Barcelona?… En fin… seguí insistiendo:

YO: – No! No!!! Quería teñirme el pelo de un color igual al que llevo.

PELUQUERA: -Eh? (mirándome con cara rara)

Como los japoneses son tan cuadriculados y la mujer no me decía nada… pensé a ver si tiene un dilema en que quizás no me pueda teñir con el color EXACTO que llevo.. así que le dije:

YO: – Er…Bueno… Si no es el mismo… uno parecido…

PELUQUERA: -Es que no lo entiendo… ¿Tú por qué te quieres teñir el pelo del mismo color?

YO: (Coño iba a decir… pero no lo sabía en japonés). Pues porque tengo canas!!!

Le enseño las canas y la peluquera mira, se lleva la mano a la boca y hace un Ohh de sorpresa y dice:

PELUQUERA: 本当だ!(Pues es verdad)

Pues claro que es verdad… ya me gustaría que fuera mentira…!!!! Y se reía.

Bueno, finalmente me dijo que aquél día lo tenía muy lleno. Era sábado. Le digo pues el domingo (en Japón las tiendas, etc. abren también en domingo) y me dice, vale pues, mañana.

Y así pedí hora por primera vez a la peluquería en Japón. Y así conocí por primera vez quién sería mi peluquera durante medio año en Hokkaido.