George Weller (1907-2002) fue el primer corresponsal a entrar en Nagasaki tras el lanzamiento de la segunda bomba atómica en Japón. Los partes que George Weller escribió desde Nagasaki tan solo cuatro semanas después del bombardeo fueron censurados y destruidos por el general MacArthur. No obstante, Weller salvó su copia de los partes realizada con papel carbón, pero desapareció. Su hijo, Anthony Weller, la descubrió hace poco y este libro es el resultado de ello.

El general MacArthur había prohibido el acceso a la prensa a Hiroshima y Nagasaki. Se les ofreció solo la oportunidad de visitar una base de kamikazes al sur de Japón o bien visitar un campo de prisioneros japoneses. Mientras que todos los periodistas se apuntaron para visitar el campo, George decidió ir a la base de kamikazes, por proximidad a Hiroshima y Nagasaki, y buscar la oportunidad de llegar allí. Y lo consiguió. Junto con un sargento que conoció en la base de kamikazes se escaparon por separado y se encontraron en una estación de tren donde conocerían a 3 prisioneros holandeses, quienes les seguirían en el viaje, finalmente a Nagasaki. Una vez allí, George se hizo pasar por coronel, quien también les asignó distintos rangos a sus compañeros de viaje y se presentó ante el general japonés en Nagasaki a quien pudo convencer de su falsa identidad y tuvo vía libre para alojarse y descubrir Nagasaki y a los testimonios de la explosión de la bomba atómica.

Ahí empieza su aventura como corresponsal y se recopila toda la información que obtuvo en su estancia en Japón.

Los capítulos en el libro se estructuran de la siguiente manera:

1º y 2º capítulo del libro: partes de George Weller en relación a su entrada a Nagasaki (6-9 septiembre de 1945).

Relata como George entró en Nagasaki sin autorización, así como una descripción de la ciudad tras la bomba atómica, la situación en los hospitales, las consecuencias de la radiación en la salud…

3º capítulo del libro: testimonios de prisioneros americanos de guerra (10-20 de septiembre de 1945)

Testimonios con nombres y apellidos de americanos que fueron prisioneros por los japoneses durante la guerra, que mientras esperaban ser recogidos para volver a su país, contaron sus experiencias a George. Describen principalmente, el cruel trato que recibieron por parte de los japoneses, los trabajos forzados que se vieron obligados a realizar en condiciones pésimas de seguridad, así como la mala alimentación que padecieron.

4º capítulo del libro: regreso a Nagasaki (20-25 de septiembre 1945)

George regresa de nuevo a Nagasaki, ya cuando los militares estadounidenses y personal médico se alojaron allí tras la rendición japonesa y aprovechó para escribir más material sobre los efectos de la radiación.

5º capítulo del libro: Robinson Crusoe de la Isla de Wake

Descripción de la historia de dos civiles americanos que lograron sobrevivir en la isla de Wake, casi tres meses tras ser conquistada por los japoneses. Se relatan las dificultades que tuvieron para conseguir agua y comida, así como el miedo a ser descubiertos por los soldados japoneses y su continua huida a lo largo de todo este periodo.

6º capítulo: El crucero de la muerte: siete semanas en el infierno (septiembre-octubre 1945)

Este capítulo es especialmente duro, puesto que relata las duras condiciones en que los japoneses transportaron prisioneros americanos en un barco des de Manila hasta Japón. Las cifras hablan por si mismas: de 1.600 soldados de todos los rangos que partieron de Manila, se cree que solo llegaron 274.

7º capítulo: Los partes de Weller, por su hijo.

El hijo de George, aprovecha en este último capítulo para crear una imagen de su padre y su implicación por su trabajo, así como contrastar sus partes con información adicional que su padre desconocía cuando los escribió, así como aclaraciones de los mismos e información adicional que fue adquiriendo él a lo largo de la preparación del libro.

Recomiendo este libro, no tanto como una introducción a lo que vivió Nagasaki tras la bomba atómica, puesto que hay bibliografía más adecuada en este sentido, pero permite valorar como un periodista se arriesgó tanto para conseguir tener información objetiva de lo sucedido y su intención de publicarla para darla a conocer al mundo, aunque finalmente sus partes fueron censurados.

En segundo lugar, lo recomiendo para tener una visión americana sobre los campos de prisioneros en Japón durante la Guerra, para conocer las condiciones que se vieron sometidos. En el libro se encuentran un gran número y variedad de testimonios que serán interesantes para el lector que tenga curiosidad en este sentido.

nagasakiLibro: “Nagasaki. Las crónicas destruidas por MacArthur”

Autor: George Weller

Editorial: Crítica

Colección: Memoria crítica

1ª edición 2007

397 páginas

 

 

ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Posted in Sin categoría

Add Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *