Hiroshige fue uno de los pintores que introdujo el paisaje en la xilografía japonesa (grabados en madera) denominada ukiyo-e. El ukiyo-e mostraba “imágenes del mundo flotante” que derivaba de la idea budista del carácter efímero e ilusorio de la existencia terrenal. La brevedad e inconsistencia de la vida, dejándose llevar, gozando el presente y buscando los placeres para todos los sentidos. No obstante, durante el período Edo, adquirió un matiz hedonista, relacionado con las diversiones de la población de las ciudades en las casas de té y en los barrios de placer, en el teatro Kabuki y en los torneos de Sumo.

Hiroshige contribuyó en la representación del paisaje japonés del siglo XIX.

La xilografía japonesa de paisaje tuvo una gran acogida entre la población entre otros motivos, porque la población que no podía permitirse comprar pinturas caras, preferían xilografías baratas; así como la agudización de las leyes de la censura con las que el gobierno militar, quería erradicar los temas inmorales de burdeles y el exagerado lujo en las estampas ukiyo-e.

CONTEXTO HISTÓRICO

Después de siglo y medio de luchas entre señores feudales por el poder, se fundó el gobierno militar Tokugawa de casi 250 años de duración. El centro de poder se trasladó de Kyoto a Edo (el actual Tokyo) por lo que este período se conoce como período Edo.

Después del crecimiento económico experimentado en el s.XVI gracias al comercio marítimo con portugueses y españoles y la exportación de plata a cambio de oro; se cierran en 1639 todos los puertos japoneses excepto Nagasaki.

Así empezó un período de aislamiento de Japón hasta 1853.

CONTEXTO SOCIAL

El Gobierno militar propagaba el Confucianismo y esto se reflejaba en la jerarquía de la población, la cual se dividía en 4 estamentos:

-Nobleza

-Campesinos

-Artesanos

-Comerciantes

Ya por debajo de estos estamentos, la población más marginada: pordioseros y prostitutas, actores y actrices, matarifes y trabajadores del cuero.

LOS PAISAJES CAPTADOS POR HIROSHIGE, MUESTRAN LA REALIDAD DE LA ÉPOCA, GENUINAMENTE JAPONESA

-El Shogun (gobierno militar) reunía a los señores feudales en Edo, por lo que los campesinos a menudo observaban largas comitivas de señores feudales que se trasladaban con sus vasallos, de camino a Edo.

Hecho que se muestra en la siguiente xilografía de Hiroshige:

-Para que los señores feudales se pudieran desplazar, el Gobierno trabajó en el aumento de las vías de comunicación internas. No obstante, no construyó más puentes, puesto que hubiera significado una vía de estratégica potencialmente peligrosa para un ataque, en caso de revolución interna.

La construcción de estas vías, favoreció también el peregrinaje del pueblo japonés a templos y santuarios.

También Hiroshige representa estos peregrinajes en sus obras:

Cultura urbana de Edo: creación de parques para el descanso del pueblo donde admirar el esplendor de las flores de cerezo, el “nuevo barrio de Yoshiwara” el distrito de placer y prostitución trasladado al norte de la ciudad, geishas, teatros de Kabuki, torneos de Sumo, entretenimiento literario y musical, restaurantes, casas de té... Cultura que también recogió Hiroshige en sus obras:

LA VIDA DE HIROSHIGE

La familia de Andō Hiroshige formaba parte del estamento bajo de los samurais, por lo que Hiroshige ya procedía del estamento social de los trabajadores manuales. A los 10 años de edad ya mostró talento para la pintura. Fue alumno del taller del maestro de xilografía Utagawa Toyohiro. Diseñó xilografías de mujeres bellas, actores kabuki, guerreros… Su primer trabajo excepcional fue los “53 sitios de la Ruta Tōkaidō, con la que desbancó Katsushika Hokusai, 37 años mayor que él.

Para quienes no conozcáis a Katsushika Hokusai, estoy segura que sí conoceréis una de sus obras más famosas y símbolo de Japón:

Tres barcos parecen ser engullidos por las enormes olas; abrumada por la fuerza de la naturaleza, la tripulación mira como petrificada hacia las profundidades. En el aire, copos de nieve como bailando; el cielo es gris y en la lejanía se alza el cono cubierto de nieve del monte Fuji.

Por la representación de paisajes de Hiroshige, se podría pensar que viajó mucho, no obstante, no parece que fue así, se piensa que utilizó guías ilustradas u otras fuentes, aunque tampoco se ha podido demostrar.

La única imagen que existe de Hiroshige, fue el retrato que se muestra a continuación, elaborado de memoria por un amigo suyo tras su muerte.

ENTRE LAS SERIES MAS FAMOSAS DE HIROSHIGE

-“53 sitios de la ruta Tōkaidō” (1832-1834)

-“Vistas famosas de Kyoto” (1834)

-“Seis ríos Tama en las diferentes provincias” (1834)

-“53 estaciones” (1839-1840)

-“69 estaciones en la Ruta de Kisokaidō” (1837-1842)

-“Vistas famosas de Edo” (1853)

– “100 famosas vistas de Edo” (1856-1858)

Hiroshige tuvo influencia en Occidente hasta el punto que el mismo Van Gogh realizó copias de algunas de sus obras:

Jardín de ciruelos en Kameido de la serie “100 famosas vistas de Edo” de Hiroshige (en la izquierda) y Japonesería: Ciruelo en flor (según Hiroshige) de Vincent van Gogh (en la derecha)

Van Gogh sigue con exactitud la composición de Hiroshige, no obstante, en su interpretación difiere por la coloración del cielo, consiguiendo una expresión dramática, fuertemente subjetiva y emocional.

Además de las grandes series de paisajes, Hiroshige también representó, aunque en menor volumen, flores, aves, peces y otros animales; figuras, siluetas y caricaturas. A continuación se muestran un par de ejemplos:

Grulla a la salida del sol (izquierda) y Dos masajistas ciegos tomando sopa kuzu (derecha). Dos masajistas ciegos se han sentado a la mesa de un puesto callejero para tomarse una sopa kuzu. Al levantarse uno de ellos se le ha enganchado la ropa en la esquina de la mesa, de modo que aparece con las nalgas al descubierto, mientras que el brasero (al caerse la mesa) ha quemado la barba del otro ciego.

HIROSHIGE Y EL”JAPONISMO” EUROPEO

La xilografía del Japón premoderno y en especial las estampas de paisaje de Hiroshige influenciaron la pintura europea y contribuyeron, en los dos últimos decenios del siglo XIX al nacimiento del impresionismo. Los artistas occidentales no se limitaron a copiar los motivos orientales a través de sus obras y a la copia, sino que incorporaron recursos como nuevas posibilidades de sugerir el espacio como las perspectivas de visión de pájaro, la diagonal, el agrandar el objeto principal o puntos de vista insospechados que descuadran la imagen y cortan objetos. Así como las técnicas de línea blanca, efectos de luz y sombra, así como efectos de brillo. Las estampas japonesas fueron adquiridas e influenciadas por su técnica a artistas como Van Gogh, Monet, Emile Bernard y Rodin entre otros.

Fuente: Schlombs, A. “Hiroshige“. Taschen.

Para los que queráis consultar la fuente mencionada: “Hiroshige” de Adele Schlombs, podéis encontrar dos ediciones distintas en formato, pero iguales en contenido:

Título: Hiroshige

Autor: Adele Schlombs

Editorial: Taschen

Edición: 2007

Traducción: José García Colonia

96 págs.

Dimensiones: 23×18,5×0,8cm con tapa blanda.

Título: Hiroshige

Autor: Adele Schlombs

Editorial: Taschen

Edición: 2010

Traducción: José García Colonia

96 págs.

Dimensiones: 31×24,5×1,5cm con tapa dura.

ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Posted in Sin categoría

Add Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *