“Fukushima. Vivir el desastre” es un libro escrito por Takashi Sasaki, profesor de español jubilado, en el que recopila sus entradas a su blog “monólogos” del 10 de marzo de 2011, un día antes que se produjera el tsunami y posterior catástrofe nuclear en Fukushima, hasta el 6 de julio de 2011; así como una anotación del 11 de marzo de 2012, al aniversario del tsunami y accidente nuclear.

Takashi Sasaki, el 11 de marzo de 2011 sintió una brutal sacudida que ocasionó que le cayeran los libros de los estantes y las puertas de la vivienda. Tras este terremoto, una hora más tarde, el gran tsunami de 38 metros de altura dejaría a más de 15.000 muertos, más de 3.000 desaparecidos, poblaciones arrasadas y el grave accidente nuclear de la central de Fukushima Daiichi.

La casa de Takashi Sasaki, no tuvo grandes desperfectos, disponía de agua y electricidad, no obstante se encontraba a 25 km de la central nuclear afectada de Fukushima. Tras el accidente nuclear, el gobierno japonés designó unos círculos concéntricos alrededor de la central nuclear, cada anillo según los niveles de radioactividad, de más elevado (más cerca de la central) a menos.  La casa del profesor,  quedaba dentro del último anillo que iba de los 20 a los 30 km de distancia respecto la central. Se aconsejaba desalojar la zona debido a los índices de radioactividad considerados peligrosos para la salud.

Taskashi Sasaki, en sus anotaciones hace reflexiones entorno a las consecuencias que este mapa ocasionó. Su ciudad Minamisōma, de 30.000 habitantes, el 80% de la población optó por abandonar sus casas. Esta situación generó un colapso en los servicios sanitarios, o por ejemplo, en la residencia de ancianos, donde se encontraba la anciana madre de Takashi. Takashi se vio obligado a traerla a su casa, puesto que no había suficientes trabajadores para hacerse cargo, muchos se habían ido de la ciudad y el resto de los ancianos de la residencia, los estaban evacuando a otras zonas más alejadas.

Su anciana madre, su hijo, su nuera y su nieta, finalmente se trasladan a vivir a Towada. Takashi opta por quedarse en su casa, al cuidado de su mujer, la cual sufre de demencia precoz y una vida de refugiados solo alteraría más su estado.

Así pues, Takashi Sasaki, a través de sus anotaciones en el blog, nos describe cómo es vivir en esta zona tras el desastre. Nos cuenta lo afortunado de su situación en comparación con otras familias afectadas, que han perdido familiares y pertenencias; también da lugar al análisis y a la crítica sobre como el gobierno está afrontando el problema. Entre sus reflexiones se encuentra la vergüenza que siente ante las “Fuerzas de Autodefensa” de Japón. Recordamos que tras el accidente nuclear en Fukushima, las personas que estaban intentando estabilizar la planta nuclear, eran subcontratados de la empresa TEPCO, ésa gente se estaba jugando la vida por el pueblo japonés; en cambio las Fuerzas de Autodefensa que echaban agua desde el aire, cuando los índices de radioactividad eran muy elevados paraban su actividad. Por otro lado, también denuncia repetidas veces, los servicios de mensajería, correos, etc. los cuáles se encuentran totalmente paralizados. El autor no puede recibir las ayudas o provisiones que le mandan; también tiendas y farmacias se encuentran cerradas. Aunque llega a preocuparse para ver si podrá llegar a obtener sus medicinas, finalmente lo consigue.

Tras los primeros días después del desastre, el autor se interesa por conocer la evolución de los niveles de radiación. Para tener una información más fiable posible y de más exactitud, se interesa básicamente por tres datos: los niveles de radioactividad ambiental, en el agua y la dirección de los vientos. Veremos a través de sus anotaciones diarias como el nivel de radioactividad de su pueblo irá disminuyendo hasta llegar a un momento que se estabiliza.

Es muy interesante la reflexión que hace el profesor Takashi sobre los anillos concéntricos alrededor de Fukushima, en relación a la radioactividad. Denuncia que esta forma de clasificar la peligrosidad de las zonas debido al efecto de las radiaciones, no representa la realidad, pues pueblos con niveles de radioactividad más elevados no se encuentran dentro de estos círculos. De hecho, estos ancianos que han sido trasladados, tal como he comentado anteriormente, se encuentran en un pueblo con un nivel de radioactividad mayor, que en Minamisōma. Esta es una de muchas incongruencias resultantes de este modo de clasificación.

english map

La casa del sr. Takashi se encuentra en la zona de Minamisoma

El autor no critica la clasificación en sí, sino más ben la incapacidad del gobierno de estudiar nuevamente las zonas y establecer/actualizar dicha información, cuando además, ni los expertos conocen un umbral de seguridad a la radiación. Otro ejemplo, lo tenemos en los niños con edad escolar. Las escuelas que se encuentran en los anillos se encuentran cerrados y tienen que asistir a clase en escuelas mucho más lejos. Pues bien, el trayecto que tienen que hacer estos niños para llegar a sus lejanas nuevas escuelas, hacen que estén más expuestos a la radioactividad, que el hecho de asistir en una escuela de la zona.

El autor crítica también en varias ocasiones, la estandarización de todos los procesos en general de la población japonesa. Comenta que no estan preparados para situaciones de emergencia. Existe una falta de identidad propia, con propia voluntad y solo se atañen a estándares, aunque éstos puedan ser incoherentes en algún momento.

El profesor Takashi habla también de responsabilidades. Áreas próximas a Fukushima, los ciudadanos no podían ir a sus casas a por sus pertenencias, puesto que estaba prohibido el paso. Tuvieron ocasión de recoger algunas pertenencias, pero se les indicaba que firmaran un papel donde el ciudadano asumía toda responsabilidad. Takashi muestra su indignación ante tal acto, ¿cómo pueden pedir que los ciudadanos asuman toda responsabilidad de una acción humana, aprobada por el Gobierno que les ha llevado a esta situación?

Finalmente, en varias ocasiones, el profesor Takashi observa indignado el resultado sobre encuestas en relación a la energía nuclear. ¿Cómo puede haber aún gente a favor de este tipo de generación de energía?

“Fukushima. Vivir el desastre.” es un libro muy completo, las reflexiones del profesor no os dejaran indiferentes, os invito encarecidamente a leer este libro, es excelente.

Y para terminar os dejo un reportaje que emitió La2 de Televisión Española:

fukushima

Libro: “Fukushima.Vivir el desastre”.

Autor: Takashi Sasaki

Traducción de F.Javier de Esteban Baquedano

Editorial: Satori

1ª edición junio 2013

332 páginas

ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Posted in Sin categoría

Comments are closed.