Este es el libro que recoge la correspondencia entre Claude Eatherly, el piloto que lanzó la bomba sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945; y Günther Anders, filósofo vienés.

Permitidme aclarar un asunto, de hecho Claude Eatherly no fue el piloto del Enola Gay, el avión que transportaba la bomba atómica, sino el piloto del avión Straight Flash que debía seleccionar el objetivo en el que caería la bomba, avión que iba un poco más de una hora delante del Enola Gay. En un claro de nubes situado encima Hiroshima, el objetivo era el puente Aioi, pero por un error de cálculo finalmente cayó en el hospital Shima.

CGP-JPAP-112

El avión “Straight Flash” cuyo piloto era Claude Eatherly

La parte de la misión que Claude Eatherly tenía que cumplir pues, era dar el “go ahead”, “adelante” al bombardero Enola Gay.

En este libro se constata el rechazo de Claude Eatherly, al ser nombrado héroe en su país tras su misión, se negó a que se le honrara como a héroe. Estamos ante el antihéroe de Hiroshima, que al contrario de sus compañeros, entre ellos el mismísimo Paul Tibbets, piloto del Enola Gay que declaró que estaría dispuesto a volver a lanzar la bomba atómica sobre Hiroshima, sin guardar ningún sentimiento de culpa, pues cumplió con el deber nacional.

El caso de Eatherly, es el de una persona que tras ser consciente de lo que supuso el lanzamiento de la bomba atómica a Hiroshima, aunque intentó rehacer su vida normal, su tormento que al principio era soportable con alcohol y pastillas para dormir, con el tiempo, dejaron de surgir efecto y en sus sueños veía los rostros desfigurados de los habitantes de Hiroshima. A partir de aquí, empezó a mandar dinero, cartas en que admitía su culpabilidad y pedía perdón a Hiroshima. Pero, tampoco le sirvió de ayuda. En 1950, cuando el presidente Truman anunció a Estados Unidos que fabricaría una bomba mucho más poderosa, la bomba de hidrógeno, Eatherly intentó quitarse la vida en un hotel de Orleans; pero finalmente fue hallado con vida y tras unos días en el hospital, decidió ingresar voluntariamente en el hospital militar de Waco, centro especializado en la atención a los soldados con trastornos mentales.  Tras su alta, a las 6 semanas y sin mejoría, decidió seguir su propia terapia, cambió su trabajo en oficina, por trabajo físico, para poder dormir mejor. En ése momento decidió oponerse a la nueva tendencia militarista estadounidense. No obstante, no consigue su objetivo y posteriormente se divorcia de su mujer y empieza a delinquir para que se le condene. Pero en los tribunales se le valora como enfermo mental y tampoco recibe ninguna condena. Finalmente, sus esfuerzos para ser condenado por su crimen no consiguen su resultado deseado y termina ingresando en el hospital de Waco para recibir tratamiento.

En la correspondencia que encontramos en el libro, a partir de una carta que Günther Anders le envió tras el conocimiento de su caso por la prensa, vemos un Claude Eatherly, que piensa y razona; lo cual no demuestra que esté enfermo mentalmente. En la correspondencia, se constata el sentimiento de culpabilidad de Eatherly y su colaboración y lucha por la desaparición de las armas nucleares. Hecho que se ve frenado, por la imposibilidad de salir del hospital, se le retiene para evitar que salga a los medios de comunicación y por tanto ir contra la política de Estados Unidos. En muchas ocasiones  Claude Eatherly espera un alta que no llega por parte del hospital. Por otro lado, sus cartas con Günther Anders, por su contenido, en contra de las armas nucleares, el hospital militar se encargaba que no siempre llegaran a destino y Claude tuvo que buscar sus medios para seguir la correspondencia con Günthers. En el libro encontramos también la  correspondencia de Günther Anders al hermano de Claude; a su médico; al presidente John. F. Kennedy,… para demostrar que Claude no es un enfermo mental, ante su retención en el hospital militar Waco contra su voluntad; puesto que su correspondencia muestra que es totalmente capaz de razonar y de dar un discurso totalmente coherente; por lo que pide que le ayuden para darlo de alta.

Estas cartas contienen un análisis muy profundo sobre un acto que no se puede medir, algo que se escapa del razonamiento humano; que en el contexto donde se encuentra, tras la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra Fría, el miedo a que se pudiera repetir tal acción se repitiera en un futuro, movieron a estas dos personas a defender su posición contraria al armamento nuclear. Este libro es fruto de este deseo, no se lo pueden perder. “NO MORE HIROSHIMA”.

Libro: “El piloto de Hiroshima. Más allá de los límites de la consciencia”

Autor: Günther Anders. Correspondencia entre Claude Eatherly y Günther Anders

Editorial: Paidós

Colección: Paidós Contextos

1ª edición, enero 2003. 1ª edición en esta presentación: junio 2010.

254 páginas

 

 

 

ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Posted in Sin categoría

Add Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *