IMG_9606Cuando viajé a Kuala Lumpur, tuve la oportunidad de asistir a una feria de libros, lo que para mi sería el paraíso, puesto que había una sección entera en inglés y podía allí encontrar buenos libros sobre la región asiática a un precio muy asequible comparado en mis compras por Internet desde mi país. Y justo ahí, en un estante, me enamoré del libro “When I was a kid 3” porque era el nuevo y estaba en posición privilegiada…entonces vi que había el 1 y el 2… ¿Cómo empezar por el 3 si el 1 no lo había leído? Pero claro, dentro de mi paraíso, tenía que tocar de pies al suelo, puesto que tenía que regresar en avión y la maleta no podía llenarla de libros a la tuntún.

Fue amor a primera vista.

Me llevé el 1, el 2  y el 3.

… Y hoy os cuento un poco sobre “When I was a kid 1”.

El autor Cheeming Boey, nos muestra sus historias cuando era niño en un formato todo a mano, que llaman la atención desde el primer momento. Además, de vez en cuando ves alguna tachadura, en la que combina el humor de las palabras tachadas y su rectificación posterior. Boey es un autor de Malasia y por ello sus historias de niño conllevan elementos de la cultura del país que tras haber viajado puedo reconocer y me encanta.

Os dejo un ejemplo para que podáis ver su estilo y una de sus historias para que os entren ganas de leer todo el libro. La historia de “My first pet” es especialmente significativa por el hecho de esconder un perro en la frontera de Singapur-Malasia, porque no llevaba la documentación pertinente.
IMG_0623IMG_0624Sus historias son muy divertidas, con anécdotas de cuando era niño, en las que muchas veces te ves reflejado y piensas en aquellos ya lejanos años, en la inocencia y en las travesuras.

Leyendo este libro encontré también una parte de una historia, en la que Boey niño salía al patio con su madre, pero que para evitar que le picaran los mosquitos, se ponía en la hoguera que quemaba su madre para coger olor a humo y que no se le acercaran. Esto me recordó que cuando fui en Malasia, hubo un día en que nuestros amigos de allí, nos invitaron a una barbacoa. Al llegar al sitio encendieron una hoguera y yo  me pensé que cocinaríamos ahí, pero luego vi que cocinaban en una barbacoa. Fue entonces cuando me pregunté ” Y entonces para qué la hoguera?”, y resultó que era para ahuyentar los mosquitos!

IMG_9926

IMG_0625

 

 

 

Esta foto es de la hoguera, que creía que sería la barbacoa en Malasia.

 

Hay muchas historias divertidísimas. Os lo aconsejo 100%!when i was a kid 1

 

Libro: When I was a Kid (el 1). Childhoold stories by Boey.

Autor: Cheeming Boey

Editado en 2011 por Cheeming Boey.

Si lo queréis seguir, encontraréis más trabajos del autor en su página web:

www.iamboey.com 

O también lo podéis seguir por el facebook o twitter.

 

Si recuerdo Malasia, la fruta “Durián” es una de las cosas que más me impactó.

Los “Durián” son unas frutas, de un tamaño un poco más pequeño que un melón, recubierto de una cáscara que me recuerda a un erizo pero sin pinchar. Mejor os dejo una fotografía:

durian

Para comer, se tiene que romper la cáscara y ahí hay su fruto de color amarillento, de textura pastosa. Es una pena que a través de la fotografía no podáis apreciar el olor de esta fruta. Es muy intenso! Para mi muy desagradable. Recuerdo un día por la mañana a las 6, íbamos con una furgoneta con los amigos de Malasia y llevaban uno dentro de una bolsa… el olor me revolvía el estómago! Suerte que en una hora lo regalaron a otro miembro de la familia y nos lo quitamos de encima. Para la gente de Malasia y he leído que también en el sureste asiático, es una fruta muy preciada! Por lo que me siento un poco mal de “criticarla”… pero lo siento, no tuve el valor de comérmela por el olor.

Leer Más