Me encanta ir a la librería y encontrarme con sorpresas como este libro. No conocía a la autora Aki Shimazaki y me ha encantado su estilo en la novela “Hôzuki, la librería de Mitsuko”. Es tan japonés…

A veces me pregunto en qué me fijo para escoger un libro o qué me atrae para comprarlo… En este caso, me enganchó el hecho que la historia se desarrolle en una librería. Las librerías siempre me dan paz y a la vez ése nerviosismo e ilusión de qué obra entre montones de libros atraerá tu atención y te enganchará a sus líneas.

En este caso, Mitsuko, la protagonista, tiene una librería especializada en filosofía. Su familia está compuesta por su madre, de pasado oscuro; y su hijo sordomudo Tarô. No obstante, los viernes por la noche, Mitsuko, se convierte en una camarera en un bar de alterne de alta gama. Este trabajo le permite poder tener los ingresos necesarios para vivir con holgura con su familia.

No obstante, una nueva clienta de la librería, mujer de un diplomático y su hija Hanako, aparecerán en sus vidas. Y sin imaginarlo… podría perjudicar el equilibrio de la familia de Mitsuko.

Es un libro corto, muy fácil de leer, pero de profundidad en las relaciones entre los personajes. La autora trata en especial, la relación madre e hijo, a lo largo del hilo argumental. Además no puedes parar de leerlo, puesto que a cada capítulo necesitarás descubrir qué hay detrás de cada personaje y cuál es su pasado, el cual se va descubriendo en varios flashbacks y te mantienen en vilo hasta el final…!

Libro: Hôzuki, la librería de Mitsuko

Autor: Aki Shimazaki

De la traducción de: Íñigo Jáuregui

Editorial: Nórdica Libros

1a edición: Mayo 2017

138 págs

ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone