Corea del Norte tiene una población de unos 22,7 millones de habitantes y debido a la configuración de relieve montañoso del país, la población se encuentra más densamente poblada en las ciudades.

La etnia mayoritaria es la coreana, puesto que muy pocos extranjeros viven en el país. Corea del Norte se enorgullece de la homogeneidad étnica de su población. Aún así, históricamente Corea no ha permanecido intocable. A lo largo de su historia se encuentran vínculos con las culturas chinas y japonesas, de las que la nación ha adaptado ideas. La influencia occidental llegó a los 1600’s y después de la Segunda Guerra Mundial, fue fuertemente influenciada por la Unión Soviética.

A continuación trataré temas sobre la estructura social, el matrimonio, la vivienda y salud, la educación, el lenguaje y finalmente las reuniones familiares.

Estructura social

Cuando por primera vez Corea recibió la influencia occidental en los 1600s, la nación tenía una estructura social rígida definida por el confucianismo. Los individuos y grupos sociales eran definidos por sus estatus. Entre los estatus superiores se encontraban: oficiales del gobierno y los intelectuales; mientras que en los estatus inferiores se formaban por: granjeros, comerciantes, artesanos y esclavos. Se esperaba que las clases inferiores respetaran y obedecieran a las clases superiores. Siguiendo la pauta confucianista también se define un estatus por edad y sexo. Los jóvenes debían respetar a los mayores y las mujeres a los hombres.

Esta jerarquía se extendía también a la familia, la organización social más básica e importante en Corea, más valorada que el individuo por si solo.

El establecimiento del Gobierno Comunista a los 1940s cambió muchas de estas normas. En teoría, bajo el Partido de los Trabajadores Coreanos, todos los ciudadanos son considerados como iguales, sin tener en cuenta su riqueza, sexo, edad o educación. Como resultado, muchas mujeres tienen trabajo y muchas de ellas en el sector militar, hecho que terminaba con los estándares tradicionales.

Aún así, aún existe en la práctica, discriminación en algunos aspectos. Un pequeño número de alto rango en el Partido están favorecidos con la posesión, de casas mejores, coches y un gran acceso a suministros de comida, mientras que la mayoría de norcoreanos disponen de muy pocos de estos privilegios.

Junto con la lealtad al Partido, los vínculos familiares en la sociedad son aún muy fuertes, y el respeto por los padres y los mayores permanece con fuerza. Este valor tradicional, se ha reflejado en parte, en la propaganda del Partido que anima a reverenciar a la familia Kim.

Los tres apellidos coreanos más comunes son: Kim, Lee (a veces como Yi o Rhee) y Park (a veces como Pak)

Matrimonio

Muchas parejas en Corea del Norte, son establecidas por los padres, otros familiares o por casamenteros profesionales; en muchos casos donde la novia y el novio nunca se han visto antes. Entre los norcoreanos que escogen ellos mismos su pareja, algunas veces aparecen obstáculos relacionados con estigmas sociales aún permanentes, en relación a familias, los miembros de la cual han trabajado con o por los japoneses durante el periodo colonial. Cualquier persona que se haya visto cooperando con los japoneses durante su ocupación, es considerada inferior y los padres de la otra familia prohíben a sus hijos o hijas casarse con algún pariente de éstos.

Vivienda y salud

Las viviendas tradicionales coreanas son estructuras de ladrillo, con tejado de baldosa, pizarra o zinc. Una casa típica se compone por: sala de estar, cocina y una habitación. Aunque tras la destrucción de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de corea, muchos coreanos quedaron sin techo o vivieron abarrotados en viviendas en estado de decadencia sin agua corriente y otros suministros básicos.

Cabe destacar el ondol, sistema de calefacción que tiene su origen alrededor del año 300 a.C. y que históricamente ha calentado los hogares coreanos. En este sistema, tuberías de piedra debajo del suelo, hacen circular agua caliente desde el fuego de la cocina. Este sistema aún se utiliza en los hogares modernos y el sistema para calentar el agua puede ser, eléctrico, de gas o bien de carbón. El sitio del suelo más cálido, tradicionalmente se reserva para los invitados.

ondolFuente: http://www.emagasia.com/korean-ondol

Educación

La educación obligatoria en Corea del Norte es gratuita y tiene una duración de 11 años. Un año de parvulario a los 5 años, seguido de 4 años de educación primaria y 6 años de educación secundaria. Los mejores alumnos norcoreanos, seguirán su educación en universidades que también son gratuitos. La institución más respetada y de más nivel educacional es la Universidad de Kim Il Sung en Pyongyang.

niños cnEstudiantes norcoreanos de camino a la Celebración del Partido de los Trabajadores Coreanos en Nampo. Estudian la vida de Kim Il Sung, su ideología juche y sus ideas del comunismo. También se enseña la biografía y escritos de Kim Jong Il.

Lenguaje

El lenguaje de Corea, el coreano, ha cambiado a lo largo del tiempo. Cuando su alfabeto hangul fue creado en los 1440’s, reemplazó los caracteres chinos, usados hasta ése momento. El alfabeto hangul consta de 10 vocales y 14 consonantes, que se combinan formando sílabas. Este alfabeto está considerado como uno de los sistemas de escritura más lógico del mundo, consiguiendo que la escritura y la lectura sea más sencilla para los coreanos. El coreano adoptó palabras de origen chino, que en el caso de Corea del Norte, en la formación de la República Democrática de Corea, el gobierno prohibió el uso de palabras extranjeras; a diferencia de Corea del Sur que siguen usando vocabulario de origen extranjero.

Reuniones familiares

Como consecuencia de la división de la península de Corea, uno de los aspectos más dolorosos ha sido la separación de familias coreanas, que tienen una parte de la familia en Corea del Sud y otra en Corea del Norte, sin tener permiso para poder verse unos y otros. A principios del año 2000, los gobiernos de las dos Coreas, empezaron a preparar visitas entre miembros de familias. Estas emotivas reuniones permitieron reunir padres, hijos, parientes, esposos y otros miembros familiares, los cuales no se habían visto, e incluso comunicado, en 50 años. Diez mil coreanos de ambos lados se apuntaron para poder encontrarse con sus familiares, solo cien ciudadanos de cada lado fueron aceptados para el encuentro.

encuentronc

Un marido norcoreano (derecha) abraza su mujer y hija surcoreanas durante un encuentro de intercambio norte-sur.

Fuente: Alison Behnke, “North Korea in Pictures”. Visual Geography Series. (2005) Editorial Lerner.

 

 

 

ShareShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
Posted in Sin categoría

Add Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *